Entrada destacada

¿Nuevos contenidos en el blog? ¿Sugerencias?

Si tienen cualquier tema sobre el que quieran que escriba, por favor dejen un comentario en esta entrada o escriban a transexualidadftm@gm...

Faloplastia con antebrazo radial, técnica de Reino Unido


La siguiente información la tomo de la publicación de 2016 "Free Flap Phalloplasty For Female To Male Gender Dysphoria" del Dr. Garaffa y Dr. Ralph, cirujanos del St. Peter's Andrology Center de Londres que forman parte del equipo responsable de las cirugías de reconstrucción genital (metoidioplastia, faloplastia) para hombres transexuales por la sanidad pública en Reino Unido. Las ilustraciones se basan en las de la publicación, que no quiero compartir directamente porque está protegida por copyright. Recomiendo leer el artículo original completo con las imágenes originales.

Esta no es la única forma de realizar la faloplastia con el antebrazo, se puede hacer en más o menos intervenciones y con variaciones en la técnica para la formación de la uretra, el tipo de implante utilizado, etc. La técnica que se describe es el que utilizan estos cirujanos en concreto.


INTRODUCCIÓN

La faloplastia consiste en crear un falo cosméticamente aceptable, con sensibilidad y con uretra, y en este caso con implante hidráulico de uno o dos cilindros para permitir erecciones. Aunque no existe una técnica perfecta, la técnica que utiliza el antebrazo como sitio donante parece ser actualmente la que mejor resultados da en cuanto a estética, funcionalidad, y sensibilidad táctica y erógena.

El proceso con estos cirujanos se realiza a lo largo de un año normalmente, y se divide en tres fases. Primero se forma el falo con uretra a partir del antebrazo (generalmente de la mano no dominante) y se transfiere al sitio receptor. En segundo lugar, se conecta la uretra nativa a la uretra del falo, se realiza una histerectomía, salpingo-ooforectomía bilateral, escrotoplastia, y creación del glande con la técnica Norfolk. En esta segunda intervención también se puede llevar a cabo una ablación de la vagina e incorporación del clítoris al falo. Por último, se implanta una prótesis eréctil para garantizar la rigidez necesaria para una erección. Según las dimensiones del falo se utiliza una prótesis de uno o dos cilindros.


PRIMERA INTERVENCIÓN

Se hace un torniquete para cortar la circulación al tejido que se utilizará para el falo, y se realizan incisiones para obtener el colgajo. Este torniquete se mantiene un máximo de dos horas para minimizar el daño isquémico que podría ocurrir al dejar parte del brazo sin riego.

El tamaño del falo se intenta ajustar a las expectativas del paciente, pero depende de las dimensiones del antebrazo.

El colgajo se separa longitudinalmente por una banda de 1 cm de ancho de piel desepitelizada para prevenir la formación de fistulas. La porción medial se obtiene de la zona que suele tener menos vello y típicamente mide 4 x 17 cm. A partir de esta porción se forma la neo-uretra, mientras que la porción lateral, generalmente de 14 cm de largo, 11 cm de de ancho en la punta, y 14 cm de ancho en la base, forma el falo.

La arteria radial se secciona en su unión con la arteria braquial, y para el drenaje de sangre se suele utilizar la vena cefálica, vena acompañante de la arteria radial, y venas del colgajo.

La sensación del falo la proprocionan los nervios cutáneos del antebrazo.

El falo se crea como "tubo dentro de un tubo" utilizando suturas. La parte del colgajo de la uretra se tubulariza alrededor de una sonda/catéter. Una vez se ha enrollado la uretra, el aspecto lateral del colgajo (correspondiente al falo) se enrolla alrededor de la neo-uretra para formar el falo. Una vez se forma el falo, se divide el pedúnculo vascular y se transfiere el colgajo al sitio receptor.




El falo se transfiere al sitio receptor y se realizan las siguientes conexiones:
1. Arterial: arteria radial con la arteria inferior epigástrica.
2. Venoso: Vena cefálica con la vena safena. Generalmente se han combinado las venas comitantes de la radial con la cefálica. Otras venas del colgajo se unen a ramas menores de la vena safena.
3. Nervioso: Nervios cutáneos con los ilioinguinales, iliohipogástrico, y nervio dorsal del clítoris.

Normalmente se realizan dos anastomosis venosas (entre 1 y 5) y dos nerviosas (entre 0 y 4).

El antebrazo donante se cubre con un colgajo de piel del glúteo. Después se aplica un venfaje compresivo y se mantiene el brazo elevado durante una semana, revisándolo todas las semanas.

El paciente se mantiene bajo observación, incluyendo una ecografía Duplex Doppler del colgajo cada hora para identificar las primeras señales de una isquemia si ocurriera.




SEGUNDA INTERVENCIÓN

Durante la segunda intervención se unen la neo-uretra del falo con la uretra nativa, lo cual permite al paciente orinar de pie.

El clítoris puede quedar expuesto, o desepitelizado y enterrado en la base del falo para conseguir un mejor estética, con los labios mayores fusionados para formar un escroto.

Durante esta intervención se puede realizar una vaginectomía por ablación y una histerectomía total con ooforectomía bilateral.

También se forma el glande con la técnica Norfolk.

Se da el alta al paciente después de dos días con un stent en la uretra durante una semana y un catéter suprapúbico durante tres semanas.




TERCERA INTERVENCIÓN

Pasado un año, se inserta el implante eréctil en el falo. Es necesario esperar un año para recuperar la sensación táctil en el falo.
Dependiendo del grosor del falo se insertan uno, dos, o tres cilindros inflables como implante eréctil. Esto se hace a través de una incisión en la ingle. El cilindro queda anclado al hueso púbico, y la bomba del implante se coloca a un lado del escroto. En el otro lado del escroto se inserta un implante testicular para que quede simétrico. El reservorio del implante se coloca a través de una segunda incisión en la ingle.
El implante se deja parcialmente inflado y se desinfla en la clínica pasados siete días. El paciente puede tener relaciones sexuales penetrativas después de seis semanas post-operatorias.





Buscando información sobre la transexualidad

Actualmente hay mucha información respecto a la transexualidad disponible en internet. Desde antes de comenzar la transición uno ya busca información sobre cómo contárselo a la gente, camisetas compresoras, tratamiento hormonal, cambio de nombre, cirugías, etc. El problema, como con casi cualquier otro tema, es que también hay mucha desinformación. Ésta a veces se distribuye de forma intencional por personas transfóbicas tratando de disuadir a las personas transexuales, y otras veces simplemente proviene de la ignorancia. Hay muchos mitos (sobre todo en lo referente a la cirugía genital) que se siguen extendiendo como verdaderos porque repetimos lo que nos cuentan sin pararnos a comprobar cuánto tiene de cierto. El objetivo de esta entrada es, por tanto, proporcionar algunos consejos sobre cómo buscar información y, más que cómo buscarla, cómo evaluar su veracidad. Por la temática del blog lo centro en la transexualidad, pero es aplicable a cualquier otro tema.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que al utilizar un buscador como Google, los resultados obtenidos quedan ordenados por popularidad, la cual no siempre es indicativa de calidad. Por ejemplo, al buscar casi cualquier cosa relacionada con la transexualidad masculina en inglés aparece un blog (al que no voy a dar publicidad) que en lugar de presentar información objetiva se dedica a exagerar y malinterpretar los efectos secundarios de las hormonas y las cirugías para intentar convencer a la gente de que la transición nunca es una decisión correcta y que todos los hombres transexuales somos en realidad mujeres. Si no se tiene en cuenta el contexto en el que se presenta ese contenido, uno podría pensar que es información veraz e imparcial cuando en realidad no lo es. De hecho, he conocido a varios chicos que retrasaron su transición por lo leído en ese blog.

Al evaluar la fiabilidad de una fuente de información se deben tener en cuenta varios criterios:
  • Autor. Quién proporciona la información, cuáles son sus credenciales, su reputación, con qué intención comparte ese contenido, qué conflictos de interés tiene, cómo ve la transexualidad, etc.
  • Localización de la información. Dominio del sitio web (.gob, .gov, .int, etc.), si se trata de una revista científica, un blog personal, un periódico, una nota de prensa, etc.
  • Fecha de la información. Algo muy importante sobre todo respecto a la información médica, porque las cosas pueden cambiar mucho en una década o menos.
  • Objetividad de la información. Parcialidad o imparcialidad, reconocimiento de otros puntos de vista, presencia de falacias, argumentos sesgados o no.
  • Evidencia aportada. Bibliografía, opinión respaldada por fuentes independientes, consistencia interna y externa, información suficientemente detallada.
  • Lenguaje. Ortografía y gramática, generalizaciones, exageraciones, utilización de un tono neutro, tono emocional, etc.
Una vez encontrada la información, se debe adaptar el nivel de escepticismo ante la misma. A más difícil de creer sea una afirmación y más contradiga los conocimientos establecidos, más evidencia requiere. Por ejemplo, si alguien afirma que la transición es siempre un error, algo que contradice el punto de vista de diferentes cuerpos profesionales y sistemas sanitarios, esta persona debe presentar suficiente evidencia al respecto. Al evaluar esta evidencia podríamos encontrar falacias como "este individuo cometió un error con su transición, por tanto todos los individuos están cometiendo un error". Otro ejemplo sería tanto la gente que defiende que la cirugía genital es siempre terriblemente imperfecta e inadecuada, como aquellos que defienden que es 100% perfecta en todos los casos.

También ha de archivarse la información para continuar evaluándola en el futuro, sin llegar a conclusiones precipitadas si no se dispone de información o conocimientos suficientes. A veces no se cuenta con suficiente información para formar una opinión respecto a un tema, por lo que es mejor no tener una opinión (o estar dispuesto a cambiar de opinión) que formar una opinión inamovible basándose en información incompleta. Por ejemplo, la información disponible respecto a la transición en niños y adolescentes era mucho más escasa hace dos o tres décadas que actualmente cuando contamos con opiniones de diferentes profesionales y estudios publicados al respecto.

Por último, se continúa evaluando y reevaluando la información con el tiempo teniendo en cuenta los conocimientos que se hayan adquirido. Lógicamente, si la información de la que se disponía resulta ser falsa, es necesario cambiar de opinión y actualizar conocimientos. Es decir, uno puede haber leído en el año 2000 que la cirugía genital no da buenos resultados y no proporciona sensibilidad, lo cual puede haber sido cierto en ese punto en el tiempo, pero si se evalua esa información en la actualidad con la información disponible hoy en día, se comprueba que esta información de hace dos décadas ya no es veraz.

A continuación presento algunas de las falacias no formales que se pueden encontrar en argumentos (fuente):
  • Ad hominem. En lugar de presentar razones para rebatir una conclusión, se ataca a quien defiende la conclusión.
  • Ad baculum. En lugar de presentar razones en contra de una posición, se recurre a la amenaza
  • Ad verecundiam. Apelar a una autoridad o a la mayoría en lugar de dar razones. Por ejemplo, "tal doctor dice que la transexualidad no es real", sin aportar razones por las que la transexualidad no es real más allá de "un doctor ha dicho eso".
  • Ad populum. Razonamiento en el que se omiten las razones adequadas y se exponen razones irrelevantes que despiertan sentimientos o emociones en la audiencia.
  • Ad ignorantiam. Razonamiento en el que se defiende que algo es o no es cierto basándose en el hecho de que no se puede demostrar lo contrario.
  • Post hoc. Razonamiento en el que se establece relación causal entre dos fenómenos basándose en su coincidencia, sin suficiente base para demostrar que uno es causa y el otro es efecto (correlación no es causación).
(Recomiendo leer el enlace de la fuente ya que también incluye falacias formales).

¿Nuevos contenidos en el blog? ¿Sugerencias?

Si tienen cualquier tema sobre el que quieran que escriba, por favor dejen un comentario en esta entrada o escriban a transexualidadftm@gmail.com 

Hace un par de años que no actualizo mucho el blog. Mientras investigaba las cirugías genitales compartí todo lo que fui encontrando, pero ha llegado un punto en el que no necesito investigarlas a fondo porque ya lo he hecho. Este blog tiene un solo autor y personalmente estoy en un punto de mi transición en el que simplemente no pienso en la transición. No se me ocurren temas sobre los que escribir, aunque tengo un par de borradores que terminaré pronto. Además hay temas como la sanidad en España, trámites legales en España, camisetas compresoras, etc. sobre los que ya no tengo mucha información y preferiría no escribir sobre ellos porque hace tiempo que no me son relevantes y no tengo la información de primera mano más actualizada. Sin embargo, con el tiempo he aprendido mucho sobre las cirugías genitales y, al vivir actualmente en Reino Unido, tengo algo más de información sobre la transición aquí que en España.

Sé que el blog debe resultar útil porque veo las estadísticas de las visitas, pero nunca ha sido un blog con mucha actividad en los comentarios, por lo que nunca sé si lo que publico es lo que de verdad le interesa a la gente.

Me gustaría mantener el blog activo y actualizado, pero se me hace difícil encontrar temas que no haya tocado ya.